Ahuacatlán

En este bello pueblo se respira un ambiente pacífico y placentero, en su centro histórico se encuentran edificios históricos y arquitectónicos como el Templo de San Francisco de Asís originalmente dedicado a San Juan Evangelista, que data del siglo XVII y cuyo reloj fue donado por Álvaro Obregón; el Templo de la Inmaculada Concepción, el Palacio Municipal, la Casa de la Cultura, entre otros.
Uno de los personajes más importantes nacidos en este lugar es el Padre del Federalismo Mexicano y Fundador del Estado de Jalisco, Prisciliano Sánchez y una de las personalidades más reconocidas es el Autor Musical Bernardo Figueroa Dueñas.

Antiguamente la fiesta de toros se celebraba en cualquier plaza pública pero el auge del toreo, a finales del XVIII, obligó a la construcción de coliseos idóneos para una fiesta que estaba madura, tal y como se hizo con el Coliseo de Ahuacatlán, antecedente de lo que hoy conocemos como la afición por los toros, dicen los historiadores que proviene desde la época de Don Manuel Lozada, el famoso “Tigre de Álica”, quien tenía instalado un cuartel, en este mismo sitio.

Ahuacatlán posee establecimientos de hospedaje, alimentos y bebidas, en los que podrás disfrutar de una agradable estadía.

Qué hacer:

  • Recorre su centro histórico.

  • Visita los balnearios Las Tinajas y Acatique, los cuales son de gran atractivo por sus albercas de agua de manantial, así como sus paisajes de variada vegetación con numerosos árboles frutales; cuentan con todos los servicios para disfrutar de un agradable baño para reconfortar el espíritu y avivar los sentidos.

  • Conoce la Plaza de Toros “El Recuerdo”.




Gastronomía

Son típicas de este Municipio las sabrosas cajetas de mango, jugo de caña y conservas, además de los quesos artesanales y la fabricación de piloncillo, un endulzante tradicional de México. Además podrás degustar la famosa birria de chivo y cerdo.

Ubicación:
 

Galería Fotográfica