Rosamorada

Su nombre hace referencia a la existencia de un frondoso árbol de flores moradas llamado "clavellina" que se situaba en el centro de la localidad, en donde los arrieros y las diligencias llegaban a tomar un descanso en su sombra. Este pueblo fungió como lugar de ‘paso’ para los españoles durante la conquista; en 1530 Nuño Beltrán de Guzmán cruzó el territorio de Rosamorada para colonizar los pueblos del norte de Nayarit. Con el paso del tiempo, crecieron las actividades agrícolas y comerciales de los pobladores hasta convertirse en municipio en el año 1917.


Qué hacer:

• Recorre el centro histórico y admira sus portales de la plaza principal.
• Conoce la parroquia de la Purísima Concepción de María construida en la época colonial, muestra elementos religiosos tallados en madera fina. El día 8 de diciembre se celebra la fiesta a la virgen con peregrinaciones, danzas, juegos pirotécnicos, ofrendas y antojitos mexicanos.
• Admira la ex Hacienda de Chilpa que se encuentra ubicada a 12 kilómetros de la cabecera municipal. La hacienda se construyó en el siglo XIX y fue parte importante en el desarrollo agrícola de la región, su construcción tiene varias formas, detalles coloniales y aspectos históricos que muestran su gran valor.

 


Gastronomía

Rosamorada se destaca por la preparación del atole de maíz, los tamales de pollo, cerdo, dulces y los icónicos de menor tamaño en forma de ‘bolita’, las empanadas fritas de plátano macho y una gran variedad de platillos hechos a base de pescados y mariscos especialmente de camarón.

 

Galería Fotográfica